Encender antorchas

Escrito por Stella Maris Bermeo
Imprimir

Han decidido encender la vida juntas desde sus múltiples generaciones y diferencias, quinientas mujeres en Caquetá han hecho este recorrido como  asociación,  compartiendo una puesta en común por el disfrute pleno de sus derechos, los que aún no se tienen y los que se han conquistado en esta travesía.

Asomucic, Asociación de mujeres campesinas e indígenas del Caquetá vienen trabajando desde hace varios años en la defensa de los derechos de las mujeres. Lo han hecho desde ser cofundadoras del Concejo Comunitario de mujeres de Florencia, hasta pasar por la elaboración de agendas ciudadanas, integrar el Concejo Departamental de Planeación, Concejo de Paz y ser parte de la construcción de la Política Pública  Nacional. Escenarios públicos en los que buscan reivindicar derechos sociales, económicos, políticos y culturales de las mujeres campesinas e indígenas.

“Para nosotras como Asomucic es fundamental, los ejercicios de análisis y reflexiones permanentes alrededor de nuestra posición como mujeres sujetos de derechos, como organizaciones que queremos transformar las realidades que nos afectan, como actoras importantes para el desarrollo de nuestras comunidades y municipios, como mujeres que queremos aprender cada día, ganar espacios para participar y vivir una ciudadanía plena.”

En este camino, Judith Aristizábal, Carmen Lucía López, Diana Milena Ortega, Olga Lucía Díaz, Erika Charry y Eidy Murcia, junto con sus otras compañeras han encendido antorchas como símbolo de iluminación para las nuevas generaciones, han abierto ventanas por donde se asoman las hijas pequeñas de los sueños de Asomucic, al sol de un tiempo presentido.

Mujeres indígenas y campesinas que tanto requieren gozar de sus derechos, tienen la llama viva y encendida.  Son Mujeres reveladas… por el cuidado entre mujeres.

8-Asomucic con texto mini