Háblame a los ojos

Escrito por Stella Maris Bermeo
Imprimir

Marta Rocío Ramírez de 45 años de edad, tiene en sus manos el poder de comunicar, enseñar y comprender a su hija Yisel Paola Vargas, quien es sorda desde su nacimiento. Yisel cuenta con 22 años de edad y cursa el quinto semestre de sicología en la Universidad Nacional Abierta y a Distancia UNAD.

“Supe que la única manera de que mi hija accediera a la educación, era convirtiéndome  en su intérprete. Aprendí el lenguaje de señas para ayudar a los más invisibles, pues en un mundo de discriminación no se espera ayuda de nadie”

Las mujeres sordas tienen un doble código de silencio, están en desventaja frente a otros grupos de mujeres, son más vulnerables a abusos, y encuentran más dificultades de acceso a la información, a la educación, al desarrollo pleno. El camino de Martha para llegar hoy al quinto semestre de psicología con su hija, fue muy largo:

“Vivíamos en vereda Nupias, bien abajo de Cartagena del Chairá. Caminábamos desde mi vereda hasta el río, montábamos veinte minutos en canoa y otra hora a pie desde donde nos dejaba la canoa a la escuela. Así estudiamos el 6° y 7°, 8° y 9°, luego vivimos la tragedia de la muerte de mi esposo, fuimos desplazados a Cartagena del Chairá y el estudio era una meta que nos ayudaba a salir adelante…terminamos el bachillerato.”

Las manos de esta mujer campesina hablan, se contonean, danzan, gritan, dan notas y dibujan un alfabeto que la mayoría desconoce; desde ahí hablándole a su hija a los ojos, contándole como suena de lindo la palabra “azul”, la palabra “Amor”  o la palabra “alegría” ella, Martha, se hizo voluntaria para enseñarle a otras personas a comunicarse y que sepan que se puede vivir en este mundo siendo distintos. Ahora da clases en la escuela Primero de Agosto de la Ciudadela Chairense, enseña a sus alumnas y alumnos sordos derechos humanos, a valorarse, a cuidarse y proyectarse como personas de desarrollo en su sociedad.

7-Martha Rocio Ramirez con texto senas

…por el cuidado entre mujeres.

7-Martha Rocio Ramirez con texto mini