Por fin tiempo para las palabras

Escrito por Stella Maris Bermeo
Imprimir

Después de dedicar la vida a su familia, su madre, sus hijas e hijos, a muchos trabajos y luchas por sobrevivir, la señora Gladys a los  58 años de edad, se ha podido dar el regalo del encuentro con las palabras. Desde los ocho años, cuando perdió a su padre, tuvo que ponerse a trabajar con la mamá hermanas y hermanos para subsistir y no pudo ir a la escuela. Hoy orgullosa muestra sus cuadernos impecables con las planas de sus primeras letras, sin tachones, ni borrones, sin esquinas de cuaderno dobladas, hechas todas con gran cuidado y dedicación.

“Saco la mesa para afuera para estudiar, que por medio del estudio me doy cuenta que el mundo es bello y para ver si arreglamos el país. Los niños se me arriman y me dicen que por qué estudio tan vieja y yo les digo niños para estudio no hay edad”.

Ahora Gladys con este nuevo poder y una gran alegría en su rostro, cuenta su pasado y presente, con su letra y a su manera, dueña de sus sueños, su derecho y su libertad. Con las manos que desde niña han cocinado, limpiado, curado, cosido, sembrado, enseñado, es ahora la escritora de su propia historia.

Gladys Gutiérrez, Mujer revelada, por el cuidado entre mujeres.

4-Gladys Gutierrez con texto mini