Esquivar la muerte

Imprimir

Esquivar la muerte, el arte para la Sobrevivencia. Narrativas que humaniza la vida cotidiana en medio del conflicto armado.

una crónica de Raúl Sotelo Díaz veala aquí:Esquivar la Muerte

A Consuelo le mataron a esperanza, pero no enterrerán sus ganas de vivir

Imprimir

A mi hija le gustaba el estudio, era alegre, muy cariñosa, tenía el cabello rubio y crespo; ojos verdes, piel blanca, no era muy alta  pero, pero era bien parada mi monita” tal vez la belleza fue su mala suerte. Después que le celebré los quince años, se matriculó para estudiar en Cartagena del Chairá. Yo la apoyaba, era la mayor de mis tres hijos,  tenía que esforzarme mucho para que ella pudiera viajar cada ocho días a estudiar. A mí no me importaba trabajar en las noches. Con ella preparábamos los tamales, empanadas, lo que fuera para reunirle el dinero de los pasajes y la comida. Mi marido me había dejado sola y a mí me tocaba muy verraco para mantener los chinos.

La verdadera historia de Caperucita Roja

Imprimir

LA HISTORIA DE CAPERUCITA CONTADA POR EL LOBO
 543553 10150871278763496 532403495 12636569 1074998657 n

El bosque era mi hogar. Yo vivía allí y me gustaba mucho.